bannertop1

Arte

JOAN MIRÓ, EL DESAGRADO TAMBIÉN PROVOCA

 

loffit joan miroFoto: Internet.

Jamás me había costado tanto trabajo hablar de alguien como en esta ocasión. No soy una experta en el arte y menos en las letras, pero recordé que tengo la libertad de la expresión así que comenzaré diciendo que descubrí que no todo lo que tiene un lugar dentro de arte tiene que gustarte, y tal vez ese sea el motivo por el cual me costó mucho trabajo este perfil. No significa que el personaje esté mal, estoy segura que hay gente que valora y admira su obra y sus razones tendrá.

Este personaje es el creador de obras catalogadas como surrealistas, cubistas, o expresionistas con un toque de realismo mágico, en fin, es un poco de todo y en conjunto algunos críticos dirían que por su poco contenido sería más bien simplista.

Amigo de muchos pintores reconocidos y muy bien relacionado con el gobierno, este artista logra obtener reconocimiento por su obra después de varios intentos que terminaron en fracaso, exposiciones sin presencia y criticadas para mal; ha logrado estar dentro de los artistas más reconocidos, y actualmente sus obras se pasean en diversas pasarelas de la moda en forma de estampado. Un cuadro del artista puede costar millones de euros.

artificial miro portada

Sin tanto esfuerzo y con el uso, en la mayoría de veces, de únicamente colores primarios, el artista le da un toque y estilo único a sus obras por la constante de estrellas simples tipo asteriscos, ojos, pájaros y formas de mujeres que en conjunto hacían obras oníricas, de ahí que lo clasifican como un artista surrealista.

Desde niño fue muy demandado por el padre, “Tienes que ser alguien en la vida” una de las frases más utilizadas por su padre, orillan al artista a estudiar economía por dar simple gusto a la figura paterna, logra entrar a trabajar a una droguería hasta que enferma, periodo en el cual se refugia en una casa familiar en Montroig. A su regreso decide que quiere ser pintor e ingresa a la Academia de arte dirigida por Francesc d'Assís Galí, donde conoció las últimas tendencias artísticas europeas y a la que acudió hasta su cierre en 1915.

Mientras también asistía a clases de dibujo del natural, en el Círculo Artístico de Sant Lluc, donde hizo amistad con Josep Francesc Ràfols, Sebastià Gasch, Enric Cristòfor Ricart y Josep Llorens i Artigas, formando con todos ellos el grupo artístico Agrupación Courbet cuya fundación hizo pública el 28 de febrero de 1918 en La Publicitat.

Tal vez puedo no comprender su obra, o pueda no gustarme, pero algo si es indiscutible, lejos de no gustarme, me crea incertidumbre lo cambiante que era, sus espacios en blanco, sus estrellas deformes, sus personas ocultas, su nada en las series pintadas, sus puntos y paisajes vacíos, qué diablos tenía en la cabeza que nos quiso compartir y con todas estas dudas de su obra me doy cuenta que al final Joan Miró nacido en Barcelona un 20 de abril de 1893 y muerto un 25 de diciembre de 1983 de alguna u otra manera me guste o no, él provocó todo esto en mí.

Uno de sus grandes proyectos fue la creación en 1975, de la Fundación Joan Miró, ubicada en Barcelona, centro cultural y artístico para difundir las nuevas tendencias del arte contemporáneo, que se constituyó con un gran fondo de obras donadas por el autor.

Últimas noticias de Arte